OSTEOARTROSIS EN PERROS Y GATOS

Sin comentarios julio 13, 2018

Tratar a tiempo la artrosis en animales es clave para aliviar el dolor y frenar la enfermedad

Podemos definir osteartrosis como una enfermedad degenerativa progresiva que se desarrolla a lo largo de la vida de animal en las articulaciones. Es una enfermedad de elevada prevalencia que a veces no es correctamente diagnosticada ni tratada y no solo en perros una de las especies en las que no se suele diagnosticar y que tiene una alta predisposición a padecerla es en los gatos.

Para el diagnóstico de la OA además de una correcta anamnesis y exploración física se debe de realizar un examen ortopédico y el uso de pruebas complementarias como diagnostico por imagen.

Hasta un 20% de la población canina padece de osteoatrosis, puede desarrollarse en cualquier raza, pero solo aquellos con un grado de artrosis de moderado a severo presentan síntomas clínicos. La respuesta inflamatoria en cada animal se presenta de diferente manera manifestándose dolor y como consecuencia cojera.

El propietario suele detectar que al animal le cuesta levantarse, cojea en frío presenta dificultad a la hora de subir o bajar escaleras, su actividad física disminuye y le cuesta mas caminar.

Para entender esta enfermedad debemos conocer el cartílago articular, de qué está compuesto, sus aspectos funcionales y que necesita a lo largo de su vida.

El cartílago está formado aproximadamente por un 70%  de agua y el resto de condrocitos que son los que sintetizan la matriz, de colágeno de tipo II que aporta resistencia al desgarro y a la tensión en la superficie articular y de agregados proteoglicanos que hacen que sea resistente a las fuerzas de compresión  actuando como soporte al entramado de las fibras de colágeno.

Entre los agregados proteoglicanos  destacamos las glucosaminas como el codroitin sulfato y el ácido hialurónico.

En la capsula articular tenemos la capa externa y la interna en la cual está la membrana sinovial en donde se encuentra el líquido sinovial, encargado de nutrir al cartílago y lubricar la articulación.

El cartílago articular  podemos decir que proporciona al movimiento una superficie  lisa deslizante y de baja fricción transmitiendo las fuerzas de carga al hueso.

El cartílago articular es avascular carece vasos sanguíneos y linfáticos, no tiene inervación (la percepción del dolor se realiza por las terminaciones nerviosas de la membrana sinovial, hueso subcondral, cápsula articular y músculo).

Diferentes factores pueden contribuir a la perdida de la integridad del cartílago articular como por ejemplo la obesidad, la inmovilización prolongada tras alguna cirugía, traumatismos directos entre otros que hacen que cambie la biomecánica.

Los cambios biomecánicos que se producen por la por la inmovilización en mayor medida son reversibles a diferencia de los cambios que se producen en la artrosis.

La osteoartrosis (OA) no tiene cura, poder detectarla a tiempo es clave para iniciar una terapia que permita aliviar los dolores.

Como tratamiento conservador de la osteoartritis  debemos de tener en cuenta varios factores como el control del peso, entorno y enfermedades concomitantes y control del dolor.

Como veterinaria rehabilitadora un correcto y completo tratamiento debe constar de una alimentación adecuada si es posible especial para articulaciones, condroprotectores y  un buen plan de rehabilitación elaborado por un especialista veterinario.


Sin comentarios