Rotura del ligamento cruzado anterior

Descripción breve:

Explicamos esta patología a través del caso de Kika, hembra de Bichón Maltés de 9 años de edad que vino a nuestro nuestro centro veterinario de Boadilla del Monte, especialista en Rehabilitación y Fisioterápia Animal, por presentar una lesión de rotura de ligamento cruzado anterior en la extremidad posterior izquierda.

Sus dueños creen que se lo pudo producir tras realizar un movimiento brusco mientras estaba jugando en el parque. Es una forma muy habitual de producirse esta lesion.

Como consecuencia de la rotura del ligamento cruzado comenzó a tener cojeras intermitentes sin llegar al punto de no apoyar la extremidad. Independientemente de la causa, el resultado final es una artrosis en la extremidad, por alterarse la biomecánica de la rodilla. De hecho, la rotura del LCA es la causa más frecuente de artrosis de rodilla.

Las funciones del ligamento cruzado son limitar la rotación interna de la tibia y el desplazamiento craneal de la tibia con respecto al fémur y prevenir la hiperextensión de la rodilla.

Para esta patología existen dos tipos de tratamiento, el conservador y el quirúrgico. Tanto si el elegido es uno como el otro, el animal debe realizar una correcta recuperación de la rodilla dañada para que vuelva a ser funcional y evitar así, que aparezcan recaídas.

En Habana Boston, nuestros especialistas instauran un tratamiento conservador realizando diversas terapias de fisioterapia y rehabilitación cuyos objetivos son la recuperación son disminuir el dolor, la inflamación y la cojera, así como recuperar la movilidad completa, la fuerza y masa muscular y el control sobre la articulación.

En la valoración funcional de Kika se observó una clara atrofia del cuádriceps y una sobrecarga muscular de la extremidad posterior derecha debido a un mal posicionamiento a la hora de realizar la marcha. Combinamos ejercicios activos como la piscina y la cinta andadora con ejercicios pasivos aplicando electroestimulación (ENMS / TENS) así como la aplicación de calor por medio de ultrasonidos y bolsas térmicas para ayudar al masaje.

Con ayuda de la fisioterapia y la rehabilitación mejoramos la calidad de vida de Kika, evitando así su operación y consiguiendo que pueda realizar una vida normal.

Informamos a sus dueños que para este tipo de patología es conveniente realizar una vida tranquila, y como ayuda adicional, y para prevenir agravar el problema se recomendó un pienso especial para articulaciones. Estos piensos están suplementados con condroprotectores y sustancias inocuas que ayudan a proteger las articulaciones. Es imprescindible llevar un control del peso ya que el sobrepeso perjudica seriamente las articulaciones generando un mayor dolor para el animal y recomendamos el uso de un protector de rodilla que puede beneficiarle y prevenirle de una recidiva o de posibles complicaciones.

Os dejamos un video de Kika con las diferentes terapias que realiza: